VISITA Y PRESENTACIÓN DE ZORITA EXPERIENCE

Ayer fue un día de experiencias en este nuevo proyecto. ZoritaExperience se llenó de personas y  de momentos inolvidables. Gracias a tod@s l@s que participaron, tanto los asistentes como a los profesionales que lo hicieron posible: al Parque Arqueológico de Recópolis y al complejo hotelero Abuela Maravillas, que nos deleitó con su excepcional propuesta gastronómica.

Gracias a tod@s por hacerlo posible.

Visita Zorita Experience

 

Zorita: Un lugar de leyenda

Zorita fue fundada como ciudad andalusí en la primera mitad del s. IX con las piedras de Recópolis y se convirtió bajo el Califato Cordobés en capital administrativa de una de las provincias de Al-Andalus. La alcazaba ocupaba todo el cerro y la medina se rodeó de una muralla que aún hoy conserva. Fuera de ella estuvieron los arrabales y un puente que atravesaba el Tajo.

Los cristianos conquistaron Zorita a finales del S. XI, y aunque su castillo fue ocupado por distintos señores, finalmente la Orden de Calatrava se instaló en él y reorganizó toda la zona bajo su Encomienda. La parte norte del cerro la ocupó una amplia judería y una importante población mozárabe se instaló en la villa. Zorita llegará a tener varios barrios extramuros, seguramente con sus respectivas parroquias, reflejo de su gran vitalidad. El importante puente medieval que gravaba con impuestos el paso de personas, animales y mercancías al otro lado del Tajo fue uno de sus recursos.

En el S. XV es evidente ya su decadencia, agudizada tras la partida de la Orden de Calatrava.

EL CASTILLO

El Castillo de Zorita está rodeado por el Tajo y su arroyo Badujo. De su fundación musulmana se conserva la base de sus muros y torres en casi todo el perímetro del cerro y un espectacular arco de herradura tras su puerta principal.

El aspecto actual responde sobre todo a las reformas de los siglos XII al XIV de la Orden de Calatrava: su magnífica iglesia románica y estancias subterráneas del interior, la puerta principal con su arco apuntado, las barbacanas este y oeste, sus personalísimas torres… El perímetro del castillo se reduce respecto al alcázar musulmán, excavándose un foso transversal en la roca que lo separará de la zona norte del cerro, ocupado ahora por la judería dentro de un segundo recinto o albacar. En el XVI se añade el espolón sur ideado para la artillería. Son excepcionales en este castillo la temprana aplicación de innovaciones técnicas de defensa y la existencia de una inscripción de fundación sobre la puerta de la torre albarrana oriental.